jueves, 17 de septiembre de 2020

Datos científicos sobre cocina española

 

Como es sabido, tengo entre manos un montonazo de datos fidedignos sobre este asunto tan llevado y traído de la cocina española, o lo que es lo mismo, la comida española. Por ejemplo, tengo una página en la que pueden verse multitud de recetas, muchas con fotos, en las que se explica prácticamente todo. Desde cómo se hacen los caldos o salsas madres hasta el procedimiento para confeccionar un cocido español, ya sea castellano, madrileño, lebaniego, maragato, de cura (etc., etc., etc.), incluido cómo se sirve. Es decir, se habla de todo, comenzando por el fundamento. ¿Y cuál es el fundamento, el de la cocina española al menos? Muy sencillo: mucha cebolla. 

Las fotos que se ven ahí a veces son normales, pero otras no. Por ejemplo, la que va a continuación. ¿Qué es esto?

(Ogro de pisto en el fondo de un cuenco) 

La dirección de la página de marras es ESTA.
 

Y, paralelamente a ello, también he escrito (en realidad lo que he hecho ha sido ordenarlo y poner cada cosa en su sitio, porque escrito ya estaba) un libro en el que se detalla aún más esta cuestión. El libro es este: si lo quiere ver de verdad, haga clic en la tapa.


 

 

Y para no dejarnos nada en el tintero, diré que quien quiera ver fotos de este país, pero fotos en serio, no como las que hay por ahí, tiene que IR A ESTE SITIO, o a ESTE OTRO.

Y si de lo que se trata es de ponerse a leer NOVELAS DE AVENTURAS...


domingo, 23 de agosto de 2020

Cómo comenzar una narración


Este es un trozo de uno de mis libros (un poco atrevido, es verdad, pues pretende dar ideas acerca de cómo se escribe, eso tan particular), en el que se habla de las maneras de comenzar un libro, el primer párrafo, que es importante porque como no esté todo lo bien que al lector le gustaría... no sigue.
Bueno, el trozo en cuestión comienza así:

Formas de comenzar una novela
El comienzo de una narración, los primeros párrafos, la primera página, son especialmente significativos a la hora de llamar la atención del lector. Si este lee unas líneas —y va a ser lo primero que haga— y no le gustan, no encienden la lucecita que todos tenemos en el cerebro, resultará difícil que se interese en lo que sigue.
Hay infinidad de maneras de comenzar una relación de hechos. Por ejemplo, si quieres que tu novela sea una novela kleenex, comienza de la siguiente manera:

Suena el despertador. La chica se levanta de la cama, y sin pensar en nada se mete en la ducha.
(Luego, una vez duchada, se puede hablar de la ropa que se pone, o incluso de la marca del maquillaje…, ja ja.)

Lo anterior es una broma, pero hay multitud de narraciones (del género rosa sobre todo, aunque también de otros géneros) que comienzan con esta retahíla u otra muy parecida.

[Al margen: Estos libros suelen ser fruto de negros que trabajan para empresas dedicadas a colocar en el mercado novelas casi idénticas a un ritmo acelerado; una cada quince días y a veces una por semana (o más)].

Dejándonos de comentarios, más si son risibles, podríamos establecer dos categorías en esto de los comienzos de un libro: la forma brusca y la forma reposada.
Formas bruscas hay muchas, como la que supondría comenzar narrando una estampida de bisontes que se lleva un campamento por delante. El polvo que se arremolina sobre la llanura, la gente que grita y huye, los carros que se vuelcan…

Ejemplos de inicio de una novela
Ejemplo de comienzo catastrófico

El tren sale del túnel. Ante él se presenta el larguísimo puente de hierro que ha de recorrer. Mientras los pasajeros duermen ajenos al peligro, la resoplante locomotora avanza imparable sobre los raíles…, pero he aquí que una mano asesina ha dispuesto las cosas de otra manera. En mitad del recorrido, cuando el convoy se cierne sobre la parte más alta de la estructura, la vía férrea, suelta de sus soportes, cede ante el peso y la enorme máquina se precipita hacia el abismo arrastrando buena parte de los vagones. […]

Este es el patrón que se podría llamar de catástrofe ferroviaria o catástrofe a secas, que en sus diversas variantes (guerra nuclear, terremoto, incendio de una ciudad, etc.), es muy utilizado para llamar la atención del lector.

Comenzar de manera apacible es la alternativa, modo que suele adoptar formas descriptivas, por lo general de escenarios, es decir, paisajes, a veces con énfasis en la meteorología. En este caso las oraciones serán más largas, como en,

En la tarde del 2 de octubre de 1823 un anciano bajaba con paso tan precipitado como inseguro por las afueras de la puerta de Toledo en dirección al puente del mismo nombre. Llovía menudamente, pero sin cesar, según la usanza del hermoso cielo de Madrid cuando se enturbia, y la ronda podía competir en lodos con su vecino Manzanares, el cual, hinchándose como la madera cuando se moja, extendía su saliva fangosa por gran parte del cauce que le permiten los inviernos.

(Este es el comienzo de uno de los libros clave de la literatura española: uno de los Episodios Nacionales, el que se llama El terror de 1824, de don Benito Pérez-Galdós.)

O bien (parecido al anterior):
Una gélida y lluviosa tarde de noviembre de no hace muchos años, envuelta en una gabardina y protegida por un paraguas de colores, entre las parpadeantes luces de los escaparates, la gente que se cruza y el rumor de los coches, con decisión desciende una figura por la madrileña calle del Marqués de Urquijo. Es una mujer a la que no estorba la lluvia, casi ni la advierte, pues tiene otros planes. Cruza las bocacalles sin prestar atención y algún coche toca la bocina. Ella va contenta y ríe, y mientras camina, que incluso parece hacerlo a saltitos, por dentro tararea una canción…

Paisaje a secas
No hay necesidad de hacer intervenir a nadie, sino que se puede comenzar por un simple panorama, como en,

Este libro no comienza con una catástrofe ferroviaria, sino en el mayor de los sosiegos. Comienza en el campo, que no es mal lugar para hacerlo, durante el final de un verano que transcurre en una llanura cerealista.
Aquí y allá hay eras, peñas, grupos de árboles, álamos, pinos, y no se ve ni una tapia ni un poste de la luz. En el horizonte, entre la neblina de la tarde templada, se vislumbran unas montañas difusas, pero están muy lejos.
El cielo es azul por entero, de un color profundo en el cenit, y el vientecillo que llega desde la izquierda mece las hierbas, casi todas pajizas Es un viento del este que a pocos estorba […]

Paisaje con personajes
También se puede hacer transitar a los personajes por la pantalla que hace las veces de percepción del lector:

Por la linde del bosque, evitando las cenagosas orillas del lago, transita lejano un grupo de seres peludos y encorvados. Su caminar es torpe e inseguro, pero a veces algo llama su atención, pues se detienen, y tan pronto hozan el suelo levantando polvo como dirigen su mirada hacia lo alto mientras gruñen sordamente, gruñidos que se convierten en chasqueados aullidos que obligan a levantar el vuelo a grupos de pájaros negros. Los pájaros revolotean caprichosamente sobre las copas de los árboles antes de volver a sus refugios, y los personajes que observamos, excitados por la búsqueda del almuerzo, brincan y dan volatines sin ton ni son, aunque en seguida, sin cesar en el guirigay, retoman la andadura que ni ellos saben adónde los conduce.

Una forma más de comenzar, igualmente descriptiva.
Descripción, pero no del paisaje sino del ambiente, aderezado en este caso con cierta dosis de fantasía.

Yo nací en el centro del mundo, aquel lugar único en donde se cruzaban dos importantes caminos. Las gentes transitaban apresuradas por ellos, pues los tiempos iniciales de mi infancia se caracterizaron por lo difícil, rodeados como estábamos por emboscadas partidas de malhechores que venían del sur, pero en nuestra ciudad amurallada todos se detenían puesto que era una plaza grande y capaz, fonda de largas caravanas de animales de carga que recorrían la frontera y lugar a propósito para abrigarse de los albures y abastecerse de lo necesario antes de reanudar el largo y peligroso viaje.


Y así sigue y sigue...
El libro en cuestión es este:




que se puede ver aquí: https://www.amazon.es/dp/B07YN4GNNL


Los grandes aficionados a la cocina pueden mirar en ESTE SITIO.
Los amantes de las fotos pueden hacerlo AQUÍ (en donde hay paisajes que casi nadie ha visto)...

y si te quedas con ganas, AQUÍ hay más.

martes, 18 de agosto de 2020

Esta sí que es gorda

 Desde hoy, 18 de este mes de agosto, martes, hasta el sábado 22, ambos inclusive, se podrá descargar (gratis, por supuesto, y en el enlace que sigue) uno de mis libros. Esta vez es el que se llama Viaje a la Luna,

 https://www.amazon.es/dp/B08F7WXC2V

 en el que se cuenta cómo la humanidad consiguió llegar a nuestro satélite.

 El que pueda que la baje, aunque no le interese, porque sube el contador en Amazon y la ve más gente.

 ¿Y de qué va?

Hay quien cree que este es un viaje fácil (como Yoni, o Johnnie, uno de los personajes), pues basta con apuntar con el cohete…, mientras que otros piensan lo contrario, como Laura, o Andrés, o John John, o Caridad Palacios, o María Inés (cubana a la que echaron de su tierra)…

¿Y por qué piensan esto? Muy sencillo: porque son los responsables de llevar a buen puerto la filmación de una película que retrate semejante aventura, semejante proeza (la Luna está muy lejos), y contándola desde el principio, hace unos sesenta millones de años, que es cuando se puso en marcha la maquinaria que ha acabado por llevarnos hasta ella.

Aquí (en la película, en la novela) aparecen los dinosaurios extinguiéndose, los australopitecos cazando y muriendo en el bosque, los hombres de las cavernas contemplando el blanco fanal del cielo, la humanidad escindida en ricos y pobres…, tantas fueron las cláusulas que hubo que resolver para finalizar el viaje.

Y por cierto: este libro, ¿es un libro o es una película? Las dos cosas.

Pero al final, no teman ustedes, al final conseguimos llegar a la Luna.

-----------------------------------------

 Los grandes aficionados a la cocina pueden mirar en ESTE SITIO.

 Y los amantes de las fotos pueden hacerlo AQUÍ (en donde hay paisajes que casi nadie ha visto), y AQUÍ (en donde hay más).

 Podría seguir, pero os dejo CON ESTO.


miércoles, 22 de julio de 2020

Géneros en fotografía

Los géneros fotográficos son los mismos que en pintura: bodegón, retrato y paisaje. Los bodegones son las naturalezas muertas, conjunto de objetos dispuestos armónicamente (o uno solo) que ilustran sobre cualquier cosa; en publicidad se utilizan continuamente. Por ejemplo, esta tarta de limón.


 Resulta evidente a qué se refieren los restantes géneros, paisajes y retratos, pero por si acaso pongo aquí un par de ejemplos:





 A los que les guste la fotografía a lo mejor les interesa este libro, o estas fotos, o estas otras...
Y a los que les guste leer, quizá encuentren algo EN ESTE LUGAR, en donde aparte de novelas hay varios manuales en los que se pretende enseñar a hacer cosas (a escribir con tino, por ejemplo). 
 

martes, 23 de junio de 2020

Novela gratis de animales racionales e irracionales


Desde hoy, martes 23 de junio, hasta el domingo 28 a las cero horas, se podrá descargar este libro...


en el siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/B08B42PRYH

Es una novela de risa en la que la mayor parte de los personajes están locos; otros, como el ratón Pérez o el elefante Elephas Elephas, no. Los escenarios son asimismo muchos, algunos totalmente cotidianos (una cafetería, el Café Central), y otros de tipo exótico, del estilo de la selva africana, la zona liberada o un planeta de no se sabe dónde pero en el que todo sucede al revés. También aparece Buffalo Bill en sus correrías por las enormes llanuras de Dakota del Sur, y Juan el gomoso, que vestido de colegiala persigue a un gabardinoso que molestaba a las amigas de su hija... En fin, que hay de todo, como en botica, y teniendo en cuenta que es gratis...

Si queréis ver fotos de las que ya no se ven, mirad AQUÍ.
O AQUÍ...


martes, 12 de mayo de 2020

Más madera...!

No te quedes parado, ni mires la tele, ni marujees con el móvil, ni andes por ahí respirando aires sospechosos, más si vives en aglomeraciones urbanas... ¿Y cómo se compagina todo eso?
¡Yo qué sé!, pero como la cabeza es para algo más que para llevar sombrero, ahí van unas cuantas ideas:

Crucita, niña rizosa, poetisa, trigueña, ojizarca..., y lo que es más, chavala espectacular, parlanchina a más no poder y señalada por el dedo del Cosmos, que no es cosa que se vea todos los días. Ser privilegiado, en suma, cuyas andanzas son largas y enrevesadas, sí, muy aparatosas y teatrales, y movidas...
Crucita, a quien también se conoció como Maricruz (pero eso no se dice porque es nombre de gallina), o como rubia, bella durmiente, niña pequeña, especie de maciza y otros muchos adjetivos del mismo tenor, nació de unos seres que se querían; vivió a cuerpo de rey toda su vida; se reprodujo, aunque no sin dificultades, y enfiló el camino hacia adelante con la satisfacción del deber cumplido.
¿Aún me escuchan...? Pues les voy a decir más. Palabras acabadas en culo hay muchísimas, casi todas de cuatro sílabas, y las principales son: báculo, cenáculo, pináculo y tabernáculo; vernáculo, espiráculo y oráculo; o bien, espectáculo, habitáculo, tentáculo y obstáculo...

Lo que lo anterior significa se puede averiguar AQUÍ.

Y además, vea usted la siguiente foto:


¿Qué es esto? Un sitio de película, literalmente. De películas como Calabuig, El Cid...

Para ver otras (fotos) del mismo estilo hay que ir a ESTE LUGAR

o a ESTE

 ¿Más lugares de diversión? Sí, ESTE; lo que sucede es que este último es sólo para elegidos.

viernes, 10 de abril de 2020

Libros gratis para pasar el tiempo

Ya que estamos metidos en casa por obligación, seguramente a unos cuantos les apetecerá matar el tiempo leyendo (en vez de ver la tele, herramienta soporífera por excelencia), y para eso hay una página (mía, esto no va de piratas ni de pirateos), en la que se pueden descargar varios (de manera gratuita, por supuesto, o lo que es lo mismo, por el morro). Estos libros, insisto, los he escrito yo y los pongo a disposición de la concurrencia Es aquí:

https://sites.google.com/site/novelasgratisdecamargorain/home



 Hay cuatro: El notario de Liébana, Cuentos de hadas, Edad de la tinieblas y Novelas de aventuras.


Están en epub, mobi y PDF, para que cada cual los descargue en el formato que mejor le convenga; o en los tres, que los hay muy codiciosos.

Si alguien se queda con ganas de más, que MIRE AQUÍ.
Y si queréis ver fotos para distraeros, hacedlo AQUÍ y AQUÍ.

De nada.
 

jueves, 26 de marzo de 2020

Para divertirse durante el encierro

Esto de tener que quedarse en casa con la televisión como única compañía es un muermo monumental, eso lo sabe cualquiera, pero hay una alternativa que consiste en leer, sí, leer libros, que te llevan a lugares lejanos, a escenarios inalcanzables, a ... (ponga usted lo que quiera)...


... porque las palabras, que se hacen con veintiocho letras, son vehículos que pocos conocen y ya va siendo hora de descubrir adónde te pueden llevar.
Se pueden leer novelas rosas, novelas históricas, recetarios de cocina, libros de viajes, métodos para aprender a escribir o a hacer fotos; se puede leer a Galdós (que ese sí que escribía novelas de aventuras), o a Julio Verne, o a Juan Carlos Onetti, o a Cortázar, o enunciados como el que sigue:

Las gallinas de Palmira eran tan calientes que ponían los huevos fritos
(Palmira, dicho sea por aclarar el asunto, era la amiga del alma de Crucita, la insigne protagonista de Crucita y yo, niña rizosa, poetisa, trigueña, ojizarca y otras hierbas).

Bien, ¿no? Pues busque cosas como las que anteceden, que EN ESTA PÁGINA SE ENSEÑAN.

--------------------------------------------


El que quiera ver paisajes bonitos de este país, que también entretienen, puede mirar ESTO.
AQUÍ se pueden ver más fotos, y el que prefiera LEER novelas para pasar el tiempo, que ya lo he dicho, pero lo repito, tiene que ir a ESTE LUGAR.